Tip Teñido

Así nacieron y evolucionaron las carteras


Todas alguna vez nos enamoramos de, al menos, una. Esto no es algo nuevo, su historia comienza en la prehistoria y fue evolucionando hasta llegar a la cartera que hoy todas conocemos (¡Y adoramos!). Descubrí sus orígenes.

Cuando los pueblos nómades se trasladaban, usaban bolsos donde colocaban sus pertenencias o alimentos para mover de un lado a otro. Allí es en donde encontramos el origen de los bolsos, que luego serán las carteras tal como las conocemos hoy en día.

Los egipcios usaban bolsas de tela, atadas en la cintura, para mover objetos pesados como piedras o cerámicas durante sus tareas diarias. Incluso, en los dibujos que quedan de la época, se pueden ver estos bolsos a los costados de los cuerpos de las personas ilustradas.

sombra de ojos

Fueron los romanos quienes achicaron el tamaño y usaron los pequeños bolsos-monedero de cuero para trasladar sus objetos de valor. Ellos colocaron un cordón en su borde, de manera de poder cerrarlos y así proteger sus pertenecías.

Años más tarde, la evolución de estos contenedores fue tal que las mujeres los incorporaron a sus vestiduras. La técnica era coser bolsillos internos en sus polleras, en la zona de las caderas, ya que al tener miriñaque, quedaban ocultos.

La moda evolucionó y para 1800 ya no se utilizaban esos vestidos grandes y abultados. Fue entonces cuando se agregaron correas a esos bolsillos, y vieron la luz. Las damas los llevaban colgados de las manos, y colocaban allí sus maquillajes y perfumes.

02J68684Ya en 1900 las carteras eran algo popular entre las mujeres; y los portafolios, la versión masculina. Existían bolsos de distintos tamaños y con variados sistemas de cierre, pero estos aún eran sobrios y sin demasiado diseño. Además, se combinaban obligatoriamente con el calzado.

En 1945 se incorporaron las bandoleras, un tipo de bolso que usaban las mujeres para ir a trabajar. Eran diferentes del resto porque permitían tener los brazos libres. Tan solo unos años más tarde, las carteras se convirtieron en estrellas de la mano de los primeros diseñadores exclusivos: Chanel, Louis Vuitton y Hermès.

A partir de 1970 aparecieron todo tipo de diseños: bolsos de distintos colores y formas, texturas, con brillos y diversos tamaños. De a poco fue evolucionando su uso y forma de llevarlo. En la década del 90, finalmente, se rompió la regla clásica de combinarlo y las mujeres dejaron, paulatinamente, de usar la cartera del tono exacto de sus zapatos.

En 2014 Avon lanzó sus carteras Maylin de la línea Avon Signature. Se trata de diseños exclusivos y elegantes, realizados por Michael Tomczak. Bolsos únicos, modernos, y sofisticados y de alta calidad.

Dime qué forma de cuerpo tienes y te diré qué cartera usar

03D56159Aunque las amemos, no a todas nos queda bien cualquier cartera. Aquí, te damos una guía para usarla a tu favor:

  • Si sos alta: sin dudas, optá por las que se llevan en la mano que lucirán increíbles en vos. Si querés usar una que cuelgue sobre tus hombros, procurá que las correas no sean más largas que la distancia que hay hasta tus codos.
  • Si sos de baja estatura: utilizá carteras con asas cortas en las carteras entre medianas y grandes; o largas si son pequeñas. Descartá aquellas que sean cruzadas, porque acortan visualmente el cuerpo.
  • Si sos de contextura grande: lo ideal son bolsos de tela liviana, grandes, sin estampa, pero con correas llamativas, de manera que la atención se centre en la zona del torso y no en la parte baja de la cartera. Buscá aquellas de forma cuadrada, que contrastan con tu cuerpo y logran armonía.
  • Si sos de contextura delgada: la mejor opción son las que se llevan cruzadas, tipo bandoleras o morrales; y de tamaño mediano a pequeño, para añadirle algo de volumen al cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *