2000×1000

Bajo control

¿Querés decirle basta al frizz, puntas florecidas o resecamiento? Acá te contamos las formas de prevenir estos problemas,  y cómo los óleos de Avon pueden ser tus grandes aliados.

Bajo controlEl lavado
Aunque parezca algo difícil ¡no te laves el pelo todos los días! Al principio cuesta, pero una vez que te acostumbrás vas a ver que se ve mucho mejor. ¿Por qué evitar el lavado diario? Varias razones: el shampoo tiene algunos químicos que pueden dañar el pelo, las altas temperaturas del agua pueden resecarlo y frotar al secarlos también. Entonces, ¿qué mejor que evitar todos estos enemigos íntimos del pelo sano?

Frizz: andate de acá
Seguro que alguna vez te levantaste de la cama, te miraste al espejo y ¡ouch! tenías los pelos de punta. Bueno, el frizz es uno de los problemas más comunes que atentan contra nuestros peinados. ¿Cuál es la causa? Cuando el cabello se siente seco, toma partículas de agua del aire y ahí es cuando se genera ese efecto que todas queremos evitar. ¿La solución? Una correcta hidratación con baños de crema, shampoo y acondicionador acorde al tipo de pelo, tratamientos especiales, aceites nutritivos y protección frente al secador, planchita y el sol.

¡No a las puntas abiertas!
¿Por qué se abren las puntas? Las causas pueden ser miles: el cambio climático, exceso o falta de humedad, cambios hormonales, demasiada planchita, tintura y la lista sigue. Entonces, ¿qué hacemos? Bueno, la mejor opción es prevenir. Para evitar que las fibras capilares se dañen y resequen tenés que darles la humectación que necesitan y evitar exponerlas al calor fuerte. Por otro lado, es importante volver sobre lo que te aconsejamos: no lo laves todos los días ni frotes al secarlo. Usá agua tibia siempre que puedas ¡y sumá algún producto especial para sellarlas al finalizar la limpieza!

Arrancá el problema de raíz
Si el pelo ya está dañado entonces es hora de un corte. ¡No pienses en algo drástico! Podés pedirle al peluquero que saque solo las puntas florecidas o resecas y así vas a lograr que el pelo se vea y sienta más sano. Una vez que hayas dado ese gran paso, mantenelo con los productos indicados y los cuidados que te mencionamos.  ¿Te los recordamos? No lo laves todos los días, no frotes al secarlo, humectalo con tratamientos especiales y evitá el exceso de secador o planchita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *