Ppal Bronceador

Descubrí la historia del bronceador


¿Sabías que los bloqueadores solares datan de hace miles de años? Y aunque en algunas civilizaciones el sol era el rey, las personas igual entendían que debían protegerse de él, para evitar daños en su piel. Conocé su nacimiento y evolución.

La protección solar es algo que está presente en la vida de las personas desde hace miles de años. No solo hablamos de esos momentos en los que vamos a vacacionar, ya sea a la playa o a la nieve, sino que es importante la protección constante y en cualquier época del año porque los rayos nocivos no descansan ni se ocultan nunca.

Pero, arrancando desde los orígenes, ya los egipcios (7500 a.C.) notaron que el sol les podía causar daños. Por eso, utilizaban mezclas que se untaban en la piel y que les brindaban toda una jornada de protección. Se trataba de una pasta hecha de aceite de almendras, jazmín y magnolia. Años más tarde, por el 400 a.C., la mezcla se hacía con arena y aceite de oliva, y la usaban los atletas de esa época para proteger sus torsos mientras hacían las competiciones.

historia-del-bronceador-AR

Hacia el siglo V, durante la Edad Media, las mujeres se colocaban distintos aceites de origen vegetal en el cuerpo, para protegerse del sol. Unos siglos más tarde, comienzan a comercializarse unas lociones vegetales a base de esculina (molécula vegetal) que brindaba cierta protección, un poco más precisa que hasta entonces.

En 1800, Johann Wilhelm Ritter, físico alemán, descubre los rayos ultravioletas (UV) del sol y, con el tiempo, distintos científicos empiezan a investigar lo que producían estos rayos en la piel.

Cien años más tarde se impone una moda en Francia, que pronto se expande por toda Europa: lucir la piel bronceada. Su auge fue en 1930, donde todas las personas se exponían al sol, pero sin reparar en casi ningún cuidado de la piel. Por aquella época, se comercializa la primera loción bronceadora llamada Huile de Chaldee.

Happy young woman in swimsuit applying sun block cremeFue en 1944 cuando Benjamin Greene creó el primer protector solar contra los rayos nocivos del sol, luego de ver las distintas quemaduras que habían sufrido los soldados de la Segunda Guerra Mundial. Este producto se realizó a base de petróleo, era colorado y espeso.

Coppertone fue el bloqueador solar más popular de los años 50. Fue lanzado al mercado luego de que la empresa farmacéutica Merck & Co patentara la crema protectora. Esta novedad no solo protegía, sino que además ayudaba a broncear la piel: el sueño de muchos por entonces.

En 1956 el profesor R. Schultze introduce el concepto de Factor de Protección Solar (FPS), aunque éste se populariza en los bloqueadores recién 20 años más tarde.

Desde entonces no pararon de evolucionar, ofreciendo diversos tipos de protección y texturas para cada tipo de piel. Cerca del 2005 el boom fueron los autobronceantes, gracias a los cuales no era necesario exponerse al sol para lucir la piel morena.

Avon, como una de las más grandes empresas cosméticas, no se quedó atrás y también tuvo sus líneas de protectores solares. En 2013, lanzó Avon Sun Protect & Glow, una línea que protege de los rayos, potenciando y acelerando el bronceado de la piel de forma natural, resistente al agua y en distintas versiones: loción, crema y spray.

Young woman protecting herself from the sun's harmful rays

¿Cuál es la diferencia entre los rayos UVB y UBA?
Los rayos ultravioletas (UV) son las radiaciones electromagnéticas que emite el sol a través de ondas. Cuando entran en contacto con nuestra piel, el cuerpo produce mayor cantidad de melanina, como mecanismo de protección, y por eso nuestra piel se vuelve más oscura.

Ahora, los rayos se dividen en tres: los UVC, que son absorbidos por la capa de ozono; y los UVA y UVB, que llegan a la superficie terrestre. Estos últimos pueden generar distintos daños en la piel, desde quemaduras hasta cambios celulares (debido a la protección que intenta dar el cuerpo naturalmente). Por eso es importante protegerse con bloqueadores, lentes de sol y ropa.

Pero otro factor importante es el reflejo que las superficies producen. ¿Sabías que la nieve refleja un 85% de los rayos mientras que la arena de la playa solo un 15%? Por eso, es importante protegerse siempre, sin importar la época del año o el destino de las vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *