2000×1000

Los secretos del rubor

Este producto puede animar tu rostro u opacarlo en cuestión de segundos. Así que, antes de utilizarlo, te contamos qué precauciones deberías tener para que el resultado que imaginabas.

Screen Shot 2016-05-30 at 9.11.52 PMLo primero es que elijas  el tono que más te favorezca. A las chicas rubias de piel blanca les sientan mejor las tonalidades claras porque de lo contrario pueden realzar demasiado los pómulos. En cambio a las morenas, les van bien los tonos rosas o duraznos, más bien fuertes, para que la piel no se vea opaca o reseca. ¿Un comodín? Los tonos marrones o bronces que enfatizan la cara de un modo natural, a todas por igual.

Tip semanal_ Los secretos del ruborPara el día a día son más recomendables los colores neutros, ya que acompañan al resto del maquillaje de una manera fresca y relajada. Sin embargo, para una salida o un evento a la noche es perfecto un acabado más dramático y bien marcado. Tené en cuenta que debés lograr un balance en relación al resto del make up y el outfit.

Si decidís aplicar rubor en polvo tenés que esparcirlo con una brocha de cerdas naturales angulada que permita colocarlo únicamente en la zona en la que va. Este tipo de rubor junto al líquido son los más recomendados para las pieles mixtas a grasas, ya que aportan luminosidad  sin caer en excesos, y se absorben rápidamente.

Screen Shot 2016-05-30 at 9.11.59 PMSi utilizás una brocha asegurate de que sea lo suficientemente grande como para poder marcar bien pómulos y procurá que sus cerdas sean suaves y de buena calidad así no las perdés mientras aplicas el producto.

prod_1124628_xlLas texturas más cremosas son ideales para chicas de piel seca o normal que deseen humectarla e hidratarla. Para que éstas se fundan, tenés que utilizar una esponja e ir dando pequeños golpecitos sobre las mejillas.

Es un cosmético imprescindible que toda mujer debe tener en su portacosméticos por una simple razón: es el encargado de otorgarle unidad a todo el maquillaje. Aplicalo al final,  luego de poner la base y el corrector de ojeras, y después de que hayas removido los restos de sombra que suelen caer sobre las mejillas.

No te olvides de estos tips y ponelos en práctica para no lucir recargada, salvo en aquellos casos en los que potencies tu lado lúdico y quieras verte como una muñeca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *