Hist Mascara Principal

La historia de la máscara de pestañas


Es, sin dudas, uno de los aliados esenciales para la belleza femenina porque nos ayuda a definir e intensificar la mirada. Conocé su historia.

En el siglo XIX, el entonces perfumista Eugène Rimmel creó la primera máscara de pestañas. Según la leyenda, la ideó para que su esposa se convirtiera en la mujer más linda de todas. Pero antes que él, los egipcios ya usaban una fórmula llamada “Khol” para maquillarse los ojos. ¿Un dato? Fueron los egipcios los primeros en maquillar sus ojos y lo hicieron por motivos de salud: creían que la intensa radiación solar afectaba la vista, por lo que molían malaquita para protegerse tanto del sol como de la mosca de río, que podía producirles ceguera. Así, mujeres, hombres y niños lucían sus ojos en un tono verdoso, fruto de esta práctica. ¿Cuál era la fórmula del Kohl? Algunas investigaciones aseguran que estaba compuesto de una mezcla de plomo, talco y malaquita, que se disolvían en grasa animal. Con el paso de los años, la grasa animal fue reemplazada por otros aglutinantes como la cera de abejas y las resinas.

Cosmetic brushEn tanto, los griegos y los romanos se encargaron de perfeccionar las distintas técnicas de maquillaje que heredaron de esa antigua civilización. Y fue aquí, en el Imperio Romano, donde el maquillaje comenzó a ser un hábito casi exclusivo de las mujeres. Para las romanas, el ideal de belleza se traducía en unos ojos bien grandes, acompañados de pestañas largas que, cuanto más fuertes y abundantes, mejor, ya que eran símbolo de pureza y castidad. Para lograrlo, humedecían hisopos de marfil o madera en agua o aceite y con ellos aplicaban en sus pestañas las diferentes sustancias como hollín y antimonio, un derivado del plomo.

Pero hubo que esperar hasta 1913 para que, de la mano de los hermanos Mabel y Williams, este producto diera un giro, gracias a la mezcla de carbón y vaselina de petróleo, que se aplicaba humedeciendo un pincel y frotándolo en la pastilla. Ese fue el inicio de la marca Maybelline, que comenzó a vender sus máscaras a través del correo.

mascara-ar.jpg-final

 

En 1916, Hollywood comenzó a influir en esta moda, ya que el director de cine estadounidense David W. Griffith creó las primeras pestañas postizas, poniendo a la mirada como protagonista. Sin embargo, recién en 1930 comenzaron a ser populares, con un gran auge en la década del ‘60.

1933 es otro año importante en esta historia, no tanto por una nueva creación sino porque fue cuando el producto cobró el nombre con el que se lo conoce actualmente: dejó de llamarse “oscurecedor de pestañas” para pasar a ser “máscara de pestañas”. También por estos años apareció el primer ondulador, que todavía hoy usamos.

Cerca de 1940 aparecen las máscaras a prueba de agua, creadas por el polaco Max Factor, quien las realizó pensando en un producto para ser usado por las actrices de Hollywood. Si bien las primeras fórmulas no fueron las mejores, ya que las pestañas quedaban todas pegadas, en la actualidad la mayoría de las máscaras a prueba de agua están hechas a base de solvente volátil y ceras animales, vegetales y minerales, entre otros componentes, que las hacen resistentes al agua.

False EyelashesHacia mediados de siglo, más precisamente en 1957, la empresaria Helena Rubinstein creó el cepillo aplicador y, a partir de ahí, la evolución fue incesante.

Sin dudas, en la década del ’60, de la mano de Twiggy, la máscara de pestañas se convirtió en un imprescindible para las mujeres. Todas querían lucir los ojos grandes como la modelo que marcó aquella época. Y desde entonces, las pestañas oscuras, largas, rizadas, voluminosas y bien definidas son una verdadera obsesión femenina.

¿Una curiosidad? La primera máscara de pestañas de color fue violeta, aunque en 1961, la firma Revlon también popularizó las pestañas en verde oscuro e índigo.

En 1980 llegó la primera máscara incolora, que ayudaba a lucir las pestañas más tupidas, pero manteniendo el color natural del pelo.

Es evidente que las máscaras de pestaña son el producto preferido de las mujeres. De hecho, en 2002 más del 60% de las damas del mundo aseguraron usarlas. Incluso, llegaron a obsesionar a las mujeres japonesas.  Ellas siempre están buscando la forma de conseguir ese “toque occidental” infaltable para obtener unas pestañas y ojos deslumbrantes. Tanto es así que, según las estadísticas del Ministerio de Comercio Exterior e Industria de Japón, en 2011 se vendieron en el país 63 millones de unidades.

Finalmente, después de 50 años de vida de este producto infaltable en todo kit de maquillaje, Avon logró introducir un diseño nunca antes visto. Se trató de un cepillo vertical que se ajusta a doce ángulos diferentes. Sin embargo, siguió investigando, buscando mejores técnicas para solucionar esa necesidad indiscutida en cuestiones de belleza que involucra tener unas pestañas con un volumen explosivo, y así fue que realizó su último lanzamiento: una máscara para pestañas que posee una fórmula exclusiva con colágeno, proteínas y aminoácidos, y que −en tan solo dos aplicaciones− permite incrementar su tamaño hasta seis veces más, manteniéndolo intacto hasta por 24 horas.

Hoy en día, revolucionar la mirada definitivamente es algo que está al alcance de tus manos.

 

Tips para pestañas perfectas

woman with mascara brush and black splash

Según la experiencia de la Makeup Advisor de Avon Argentina, María Eugenia La Porta, en general a la mujeres rioplatenses nos gustan las pestañas bastante largas, bien marcadas, pero sin grumos. ¿Cómo lograrlas? Para el resultado perfecto:

  • Mezclá dos tipos de máscara: una para alargar, y otra para conseguir volumen y que las pestañas queden bien marcadas.
  • Pintá bien la parte superior de las pestañas y luego continuá con el resto.
  • Aplicá la máscara de pestañas en forma de zig-zag para realzar la parte externa.
  • Utilizá un hisopo para quitar los grumos.
  • Aplicá el producto en solo dos pasadas para no recargar tus ojos y evitar imperfecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *