2000×1000

Sé la heroína de tu vida

Comienza un nuevo año y es hora de hacer un balance. ¿Cómo ver todo lo que lograste y no sólo lo que te faltó? ¿Cómo prepararnos para arrancar de nuevo? Acá van algunos consejos para que lo tomes con calma y te pongas metas acordes.

Cómo aumentar tu compromiso para alcanzar tus objetivosEmpieza un nuevo año y con él las ganas de un cambio: resolver todo lo que no pudimos hacer el anterior. Esta manera de comenzar definitivamente no es la mejor. No solo porque comenzamos restando y viendo lo negativo, sino que también nos sumamos demasiada carga. Imaginá que tus metas vas a ser terminar lo anterior más hacer cosas nuevas.

La clave es dejar lo anterior y arrancar de cero. Hacerte una idea de lo que querés lograr en este nuevo ciclo te lleva a visualizar, y el poder de la visualización ¡es enorme! Te permite pensar en cómo querés que sea una situación, cómo la vivirías y cómo te sentirías con ella. Así, el cerebro entiende que eso, de alguna manera, ya está sucediendo y se prepara para llevarlo adelante con toda la energía. ¡Te empodera!

¿Cómo saber si eso que te propones es posible?
Antes de planificar, debes hacer un análisis. Esto te dará la pauta de qué podés hacer, la forma de hacerlo y los tiempos necesarios. Por ejemplo, si sabés que te cuesta despertarte temprano pero tu objetivo es comenzar a ejercitarte, no podés proponerte hacer ejercicio físico a las 7 AM. O si querés comenzar a trabajar pero tenés hijos pequeños que debés cuidar, entonces buscar un puesto de tiempo completo no será viable, en cambio ser emprendedora puede ser una solución. Todo lo que visualices y planifiques debe ser funcional y acorde a tu rutina y vida diaria.

Otro punto importante es que tenés que entender que, a veces, las cosas no salen. Y esto no es porque vos no lo hiciste bien, quizá algunos factores externos o situaciones inesperadas, pueden cambiar el rumbo de las cosas. Acá debés ser flexible y tener la capacidad de cambiar la estrategia si cambia el marco de acción. Esto evitará que te frustres cuando no logres alcanzar el objetivo.

¿Necesitás algunos consejos?
Proyectá tu año en un momento en el que no estés vacacionando, tomate tu tiempo y pensá cada uno de tus objetivos, ¡analizalos!, tené en cuenta los contratiempos y los aspectos que pueden fallar, ponete de a una meta por vez, y aceptá que los grandes cambios se logran a partir de una suma de experiencias y con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *